¿Cómo afecta la psicología del color para comercializar nuestra marca?

10 junio, 2022

Compartir

El color es el elemento principal de nuestra percepción visual. Por tanto, no debemos  subestimar su importancia a la hora de proyectar una imagen de marca. ¿Cómo afecta la psicología del color a cómo nos perciben nuestros potenciales clientes? Hoy vamos a profundizar en ello.

 

Cómo afecta la psicología del color desde el punto de vista del diseño y la publicidad

En general, en el arte, la pintura o el cine se ha indagado mucho sobre este tema. Si bien la psicología del color es un tema relativamente subjetivo, hay ciertas características dentro del mundo del diseño y la publicidad que se tienen en cuenta a la hora de elegir un color u otro, las cuales vamos a ampliar hoy.

 

 

Rojo: se asocia con el amor, a veces con la sangre o el sexo, y también con la carne y la comida. Se puede decir que en general es un color que apela a nuestra parte más instintiva, y por eso funciona tan bien en publicidad. Además, si nos fijamos, cuando existe una buena marca roja suele existir una competidora en azul,  y viceversa, y son los dos colores más utilizados a nivel corporativo. Suele ser efectivo cuando lo asociamos a productos alimenticios, románticos o sexuales.

 

 

Naranja: ligado a la creatividad, a la energía y a la practicidad. Si se combina con negro crea un contraste muy potente. Si se hace con el azul (su complementario), genera un efecto que produce la sensación de que ambos se mueven. Destaca fácilmente entre otros colores, ya que el ojo se va rápidamente a él.

 

 

Marrón: lo asociamos con la tierra, la madera… elementos naturales que se caracterizan por ser estáticos y, debido a su estado de quietud, algo aburridos y neutros para el tema que nos ocupa. No suele ser un color corporativo principal, excepto para casos muy específicos como por ejemplo una casa rural, o una empresa maderera.

 

 

Amarillo: si bien algunos lo asocian con la locura, se trata de un color muy energético peculiar que puede tener un uso muy positivo para una marca. Funciona bien acompañándolo de negro, azul o rojo. Incrementa la sensación de alerta, y para las marcas del sector de la restauración o la alimentación suele funcionar, pero siempre tirando hacia el naranja o combinado con el rojo. McDonalds sería el ejemplo más claro de un uso apropiado.

 

 

Oro: es dificil de representar en pantalla o en tintas planas, ya que resulta difícil reproducir los brillos y matices que lo caracterizan. Se asocia con la riqueza, la inmortalidad, el espíritu y el sol, y es un color elegante si va bien acompañado, por ejemplo, del negro, vinculándolo con el lujo o la calidad. Debemos usarlo con premeditación, ya que desde el punto de vista corporativo puede darnos una imagen que quizá nos aleje de determinados públicos, si bien esto depende de múltiples factores.

 

 

Verde: lo asociamos a la naturaleza, la salud, lo alegre y lo fresco. Alude a la juventud, la libertad y la informalidad, pero transmite confianza al mismo tiempo, ya que apela a lo natural.  Hemos de tener en cuenta que usando en iluminación puede transmitir angustia y tensión.

 

 

Azul turquesa: entre el azul y el verde, lo encontramos en playas tropicales o en minerales. Tiene connotaciones paradisíacas, y se suele usar en marcas alternativas. A nivel corporativo, su uso es escaso, y sólo abunda en marcas relacionadas con el turismo de relax. En entornos médicos también suele transmitir paz y tranquilidad.

 

 

Azul: un color tranquilo y profundo, que transmite seguridad, confianza, firmeza y templanza. Nos evoca al mar, al cielo, a la calma. En entornos corporativos, se usa como «competencia» directa del color rojo. Suele ser un buen color casi para cualquier marca, aunque no tanto en el sector alimenticio, exceptuando si se trata de productos del mar. También lo encontramos en bancos, centros formativos, de salud o instituciones, ya que transmite seriedad, tranquilidad y conocimiento.

 

 

Azul oscuro: un azul oscuro gana en elegancia y da más juego a la hora de contrastarlo con grises, plateados o blancos. Se asocia con la profundidad, y transmite misterio sin dejar a un lado la seriedad y la solidez.

 

 

Morado / Violeta: se trata de un color alternativo. Va bien contrastado con blancos o negros, y para marcas desenfadadas, con cierto toque femenino, o alternativas.

 

 

Magenta / Rosa: es el color tradicionalmente femenino por excelencia, aunque esto poco a poco se va desdibujando. También tiene connotaciones infantiles, inmaduras o traviesas, pero a la vez representa seguridad interior, descaro y sensualidad.  Se asocia a la intimidad, la suavidad y la juventud. Es un buen color para marcas de cosmética, vestimenta o lencería.

 

 

Fucsia: la contraparte glamurosa y madura del rosa. Femenino, pero con mayor elegancia. Combina muy bien con el negro, el blanco o los grises.

 

 

Negro y gris oscuro: en su forma pura es tal vez demasiado oscuro, por lo que se suelen preferir negros con ciertos matices, por ejemplo con tonalidad cálida o fría, o simplemente al 90%. Si bien suele ser acompañado de otro, o utilizado de fondo, es habitual su uso tanto entre las marcas más distinguidas y elegantes, como entre las más tenebrosas o rockeras.

 

 

Grises medios: es el color más neutro, por tanto, sirve muy bien como acompañamiento, fondo o contraste suave. No suele ser un color corporativo en sí mismo, aunque suele estar asociado a marcas tecnológicas, ya que con ciertos degradados puede transmitir sensación de metalizado o cromado.

 

 

Blancos y grises claros: asociado a la pureza, a la limpieza, a la luz y la espiritualidad. Suele ser aplicado en productos dietéticos, cosméticos o asociados con una vida sana. Es un color de base sobre el que combinar todos los demás.

 

 

Resulta sumamente interesante comprender cada color en su contexto total para comprender los matices de la psicología del color asociados a cada uno de ellos, y así poderlos aplicar de un modo adecuado para nuestra marca o producto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas entradas del Blog

Tipos de trabajadores autónomos en España

¿Qué tipos de autónomos existen en España? Existen varios tipos de autónomos en España, a continuación, los describimos: Autónomo individual: es el cual sus actividades

Recibe todas nuestras
novedades
en tu email